Club de Motos Antiguas Granada

Motos vintage



Algunos socios tienen una pasión particular por las motos de la época anterior a la 2ª Guerra Mundial. En vez de simplemente coleccionar estas máquinas como piezas de museo, surgió la idea de sacarlas a la carretera. A diferencia de nuestros ricos hermanos "cocheros", que nos han acostumbrado a sus espléndidos concentraciones de suntuosos automóviles Vintage, nosotros los motoristas raramente nos dejamos ver en motos realmente antiguas.

Queremos cambiar esto, y demostrar que se puede, aún hoy, conducir una moto que no tiene puño de gas, sino una maneta, que no tiene avance del encendido automático, sino otra maneta que hay que manejar constantemente, que no tiene selector de marchas de pié, sino una palanca al lado del depósitio, y que, en vez de tener un engrase automático por bomba interna, posee una bomba de aceite externa "cuenta gotas" cuyo caudal hay que regular también en función de la carga del motor. Por no hablar del comportamiento en carretera de una suspensión rudimentaria con chasis rígido y horquilla trapezoidal con muelles, "mejorado" por neumáticos balón "confort", inflados a solamente 0,8-1,2 bares de presión.
                                                                        

                                                             

Cuando el propósito es rodar regularmente con una moto antigua, la elección del modelo se limita automáticamente a máquinas robustas de gran difusión, para las que todavía hay repuestos y piezas refabricadas. Al final elegimos dos motos francesas de probada calidad y resistencia, una Terrot 350 HST y una Peugeot P 107 que compartirán la ruta con una Austral 350 Touriste y una Norton 16 H modelo militar.
 

 


Nuestro deseo es interesar a más gente para este tipo de motos y demostrar que mantenerlas y rodar con ellas no queda reservado solo a un puñado de especialistas. Con este fin estamos dispuestos a ayudar a quienes quieran comprar, restaurar o mantener una moto tan antigua y acompañarnos en salidas.





© Enrique Svenson. Todos los derechos reservados. Creado 2013