Club de Motos Antiguas Granada

La Lambretta Sx 200 de Fernando

                                                                                                                                                    © Fernando Navarrete Sierra

La moto que se presenta aquí es una Lambretta Sx 200 Jet 3ª serie, fabricada por Serveta en Eibar. Es una de las últimas que salieron de la cadena de montaje sin intermitentes ni batería.

Aunque las motos, y sobre todo, las antiguas son mi gran pasión, nunca había reparado una en mi vida. El mantenimiento siempre lo dejaba en manos de los profesionales. Un día de mayo de 2012 estuve en casa de un amigo que tenía dos Lambrettas, una ya restaurada y otra que no era nada más que chatarra noble. Sin pensar en mi falta de experiencia para restaurar una moto, le pregunté si me la vendía. Mi amigo hesitó un momento, luego me contestó “no te la vendo, te la regalo”. Me llevé la moto a casa con mucha ilusión.
 

 

Ante la duda de que si sería capaz de restaurar una moto yo mismo, decidí intentarlo y me puse a desmontarla paso a paso, documentando todo con fotos para saber luego como montarla. A continuación, quité los bollos de la chapa y la lijé entera sin dejarle ni una picadura. Además, restauré y tapicé el asiento, que estuvo completamente destruido.



Como no podía pintar la moto en mi casa, la llevé a un pintor. Después desmonté el motor y compré todos los rodamientos, retenes y todo lo que hiciera falta para su reparacíón. Luego entregé toda la mecánica a un especialista en Lambretta. Mientras tanto, restauré y pulí todo lo que pude para recuperar un máximo de piezas originales de la moto. Con la carrocería pintada y la mecánica reparada en casa, comencé a montar la moto, haciendo toda la instalación eléctrica nueva, incluyendo una batería e intermitentes.

Monté también algunas cosas compradas nuevas como las cazoletas de dirección, el faro, el escape y los amortiguadores.
Terminé la moto ocho meses después de haberla recibido, en diciembre de 2012, con alrededor de 160 horas de trabajo invertido y con un coste final de 2400 €.






© Enrique Svenson. Todos los derechos reservados. Creado 2013