Club de Motos Antiguas Granada

Les Blousons Noirs – los Rockers franceses

                                                                                                                                   © Enrique Svenson
 


Paralelamente al movimiento de los Ton-up-boys y luego de los Rockers en Inglaterra, nació en Francia en los años 50 una subcultura juvenil con un código indumentario similar en torno a las motocicletas y el rock 'n' roll. Estos "Blousons Noirs" (chaquetas negras), al igual que sus homólogos británicos o alemanes (los "Halbstarke"), se inspiraban en la contracultura rebelde de los jóvenes norte-americanos.
 


Cualquier rebelión requería un uniforme, y el modelo ideal lo proporcionó el personaje de Johnny Strabler interpretado por Marlon Brando, vestido con una chaqueta de cuero negro, vaqueros y botas en la película The Wild One (1953, fotos abajo) que llega a Francia en 1955.
 

 

Añadiendo a esta imagen una actitud machista, provocadora y violenta así como una sexualidad abierta, libre y amenazadora, Brando representa el arquetipo del badass biker. Al mismo tiempo nace el rock 'n' roll. Músicos como Bill Haley, Elvis Presley, –que además, popularizó otro atributo típicamente roquero– la célebre banane (pompadour, copete), y luego Gene Vincent, Eddie Cochran, etc. añadieron el sonido a la imagen.
 


En Francia, los héroes eran Johnny Halliday (Jean-Philippe Smet), Eddie Mitchell (Claude Moine) – el cantante del primer grupo del rock francés Les Chaussettes Noires – y sobre todo el inglés Vince Taylor (Brian Maurice Holden) y su grupo The Playboys.
 


Taylor, indebidamente poco conocido hoy en día, dió al rock 'n' roll una vertiente más dura y agresiva, acentuada por una espectacular puesta en escena que arrasó en sus conciertos en Francia.
 

 

 

Sin embargo, quien dió una enorme visibilidad mediática al fenómeno de los blousons noirs fue una cantante no vinculada al mundo del rock 'n' roll, Édith Piaf, con su canción L'homme à la moto estrenada en 1956, una adapción de la canción de rock 'n' roll Black Denim Trousers and Motorcycle Boots de Jerry Leiber y Mike Stoller. Aun así, la denominación Blousons Noirs no aparecíó antes del año 1959. Fue el diario France-Soir, el que introdujo este nombre en un artículo informando de una riña callejera entre bandas rivales en la plaza Saint-Lambert en Paris (27/7/1959). Se impuso inmediatamente como sinónimo de "delincuente jóven". Los blousons noirs, por contra, solían referirse a si mismos como loulous (gamberros).
 


Como pasó con los enfrentamientos entre mods y rockers en Inglaterra, los medios de comunicación hacían eco de una indignación ciudadana que ellos mismos fomentaron mediante una información exagerada. Se hablaba de guerras territoriales entre bandas de antisociales compuestas de más de cien jóvenes armados con cadenas de bici o de moto, puños americanos, navajas automáticas, etc. Dejando el sensacionalismo a un lado, parece que esta campaña mediática tenía también el objetivo de desviar la atención pública de la carnicería de la guerra de Argelia (1954 – 1962). Como resultado indeseado de la psicosis colectiva creada por los medios, el estilo de los blousons noirs se puso de moda y en todo el país los jóvenes empezaron a lucir chaquetas de cuero negro, vaqueros y copetes fijados con brillantina.

 


Aunque los rockers británicos y los blousons noirs tenían muchos puntos en común, hubo también una diferencia profunda: en general, los rockers eran jovenes de clase obrera que trabajaban para pagar las motos con las que iban a los cafés de noche y los fines de semana. Pasaron su tiempo de ocio dedicándose a las motos y el rock 'n' roll. Si bien su manera de vestirse y su estilo de vida chocaba con los ideales de la sociedad, no eran a priori violentos ni tampoco delincuentes. Los blousons noirs, en cambio, no eran de la misma madera. La mayoria de ellos eran hijos de inmigrantes italianos, españoles, polacos, magrebíes y antillanos. Sus padres, que apenas hablaban francés, habían venido en busca de un trabajo mejor pagado y para probar suerte en la Francia de los Treinta Gloriosos (la época dorada del capitalismo entre 1945 y 1973). Perteniciendo a la clase más baja (lo que K. Marx llamaba "Lumpenproletariat", es decir proletarios arruinados), los jóvenes vivían con sus padres en los arrabales de Paris o de otras grandes ciudades que nacieron en los años 50, cuando fueron levantados masivamente grandes inmuebles colectivos con viviendas sociales. Estas "ciudadades industriales", que favorizaban (y favorizan – el problema de las banlieues francesas ya se remonta a esta época) la concentración de jovenes en un espacio restringido, resultaron ser auténticas fábricas de blousons noirs.
 


Como estos bloques de viviendas carecían de jardines, instalaciones deportivas o de otras posibilidades de ocio, los jóvenes preferían aburrírse en la calle, formando bandas y dedicándose a la delincuencia menor. Aunque estas bandas no fueron originalmente fundadas con fines delincuentes, fueron percibidas como delincuentes por la sociedad y la policia. Muchos jóvenes que en realidad se apartaron de la delincuencia se comportaron sin embargo en público tal y como la sociedad lo esperaba de un blouson noir. Además, había cierta presión de grupo para hacerse remarcar. Los delitos más frecuentes eran el robo de scooters o ciclomotores y la venta de las piezas, pero también existían bandas que se dedicaron al atraco de vivendas y coches.
 


En general, los blousons noirs que pertenecían a una banda estaban poco inclinados a trabajar y los que lo intentaron dejaron pronto su trabajo al ver que sus compañeros no hacían nada. Dado que en esta época el mercado laboral lo permitía, los blousons noirs trabajaban de forma esporádica y solo cuando necesitaban dinero. Por ende, pocos podían permitirse el lujo de una moto de verdad o de una auténtica chaqueta de cuero "Perfecto". La mayoria, por lo menos en los años 50, se conformaba con una chaqueta barata de nylon y un ciclomotor – no hay que olvidar que el 50% de ellos tenían entre 14 y 17 años – . Naturalmente, los ciclomotores más codiciados eran aquellos que se parecían lo más posible a una moto de verdad.
 


Por este motivo se daba preferencia a una Flandria o una Paloma con asientos biplaza estampados de piel de tigre, mientras que otros tenían que contentarse con una humilde Mobylette.
 


 

Para sacar más potencia preparaban estas máquinas como podían, limando las lumbreras al máximo, rebajando la culata para elevar la compresión, poniendo carburadores más grandes y quitando los escapes. Con estos "bólidos" se hacían carreras por las ciudades que con frecuencia acababan con accidentes graves ya que se saltaban los semáforos en rojo.
 


Otro "deporte" favorito era "prestarse" de noche un ciclomotor o un coche y rodar con él hasta que la gasolina se acabara para luego abandonarlo. De día, se entretenían asustando a pasantes en la calle.
 


La subcultura de los blousons noirs tenía su apogeo entre 1958 y 1961. A principios de los años 60 apareció una nueva generación con un nuevo tipo de música y un nuevo estilo de vestir, la llamada generación ye-ye. Los Beatles se quitaron las chaquetas negras para ponerse rídículos trajes de Pierre Cardin. El movimiento ye-ye dió definitivamente la espalda a los blousons noirs después de los graves incidentes que se produjeron durante un concierto gratuito de musica ye-ye en la Plaza de las Naciones en Paris el 22 de junio de 1963. Durante esta "noche loca" unos 500 gamberros rompieron escaparates, pillaron boutiques y demolieron coches. Varias personas resultaron heridas, una chica fue violada y hospitalizada. La prensa culpó con razón o sin ella a diversas bandas de blousons noirs.
 


Como movimiento de masas, los blousons noirs desaparecían poco a poco durante los años 60. Sin embargo, mucha gente en los años 70 hasta hoy se sentía atraida por un estilo de vida alrededor de las motos y del rock. La influencia americana seguía siendo fuerte con películas como Easy Rider (1969), que por primera vez sentaba a hippis en motos y hacía que muchos jóvenes que no habían vivido los años 50 descubrieron un sentido de libertad sobre dos ruedas. En el otro extremo estaban los baratos outlaw biker movies producidos por Roger Corman que ponen en escena bandas de motoristas fuera de la ley. Películas como The Wild Angels (1966), Devil's Angels (1967) o The Glory Stompers (1967) animaron a jóvenes marginalizados a imitar el estilo de vida criminal de los "one-percenters".

 

 

Les blousons noirs – Esos jóvenes descarriados (1965, en español):

https://www.youtube.com/watch?v=EhweuFY3CUo

Vince Taylor & The Playboys:

What'd I say https://www.youtube.com/watch?v=SG0uk_ILNiM

Brand New Cadillac: https://www.youtube.com/watch?v=56XgO4MKIjI


Vince Taylor Documentary https://www.youtube.com/watch?v=qlFsRRJK-zI

 

Les Chaussettes noires,  Dactylo Rock https://www.youtube.com/watch?v=LOvhSL8c3Gs

 

Johnny Hallyday, Amsterdam 1963:

https://www.youtube.com/watch?v=mCcQ_SpEmWE&t=75s




© Enrique Svenson. Todos los derechos reservados. Creado 2013